Elementos básicos de la instalación.

Módulos fotovoltaicos

Está constituido por varias células de silicio iguales conectadas eléctricamente entre sí, en serie y paralelo, de forma que la tensión y la corriente suministrada por el panel se incremente hasta ajustarse al valor deseado.

Estructura metálica instalación fotovoltaica.

Ofrece sujeción a los paneles y proporciona un buen anclaje de los mismos haciéndolos resistentes a la acción de los elementos atmosféricos, así como una orientación y un ángulo de inclinación idóneos para el mejor aprovechamiento de la radiación solar.

 

Estructura para tejado plano:

 

La característica principal de este tipo de estructura es:

 

- la selección de la inclinación de los paneles es libre i adecuada al optimo rendimiento de la instalación. 

- la construcción de unas zapas de hormigón o la colocación de zapatas prefabricadas.

 

Estructura para tejado inclinado:

 

La estructura para tejados inclinados se caracteriza por:

 

- Colocar los paneles fotovoltaicos paralelos al pendiente del tejado, de esta forma se integra arquitectónicamente la instalación en detrimento de una pequeña disminución del rendimiento global de la instalación.

Para evitar la perforación de las tejas i/o rotura de las mismas instalamos un sistema de anclajes sálvatejas. Lo que evita en un futuro posibles filtraciones de agua i/o humedades.

Estos sistemas de anclajes han sido ampliamente probados i testados por EcoEnginy.

Estructura inclinada para tejado inclinado

Colocar los paneles fotovoltaicos con un inclinación superior a la del tejado, de esta forma aumentamos el rendimiento de la instalación en detrimento de la integración arquitectónica de la instalación.

La estructura sobre el terreno puede tener multitud de diseños con utilidades varias, como por ejemplo para hacer sobra a un aparcamiento de coches entre otros.

Cuadro de protecciones: Contiene alarmas, desconectores, protecciones sobretensiones, fusibles, etc.

Inversor

Transforma la corriente continua generada por los paneles en corriente alterna para su vertido a la red o autoconsumo. Un inversor viene caracterizado principalmente por la tensión de entrada, que se debe adaptar a la del generador y la potencia máxima que puede proporcionar. Monitorizar el comportamiento del sistema permiten controlar los parámetros más importantes de las instalaciones fotovoltaicas a distancia i de esta forma detectar posibles problemas en el futuro.

Un contador principal mide la energía producida (Kwh.) y enviada a la red para que pueda ser facturada a la compañía a los precios autorizados. Un contador secundario mide los pequeños consumos de los equipos fotovoltaicos (Kwh.) para descontarlos de la energía producida.